Historia de China

 China, una de las civilizaciones más antiguas y continuas del mundo, ha tenido una historia tan vasta como variada. Este país, situado en la región este de Asia, ha sido el hogar de innovaciones, descubrimientos, conflictos y culturas que han moldeado su carácter distintivo.

Desde la antigua Dinastía Xia hasta la República Popular de China moderna, cada época ha dejado su huella indeleble en la rica historia de China.

Tabla de Contenido
  1.  Los primeros períodos: Desde la antigüedad hasta la Dinastía Han
  2. De la Desunión a la Dinastía Tang
  3. De la Dinastía Song a la Ming
  4. Desde la Dinastía Qing hasta la República Popular

 Los primeros períodos: Desde la antigüedad hasta la Dinastía Han


La historia registrada de China se remonta al período Neolítico, hace alrededor de 10.000 años, y a la cultura Yangshao. La primera dinastía, la Xia (aproximadamente 2070 - 1600 a.C.), es en gran parte legendaria. Pero es durante la Dinastía Shang (aproximadamente 1600 - 1046 a.C.) que encontramos las primeras evidencias concretas de escritura, metalurgia y sistema de gobierno centralizado.

La Dinastía Zhou (1046 - 256 a.C.) introdujo el concepto de "Mandato del Cielo" para legitimar su gobierno, un principio que perduraría en la cultura china. Durante el Período de los Estados Combatientes (475 - 221 a.C.), se produjeron muchos avances intelectuales, a pesar del conflicto constante.

La unificación de China bajo la Dinastía Qin (221 - 206 a.C.) trajo consigo la creación de una moneda común, la estandarización de pesos y medidas, y una escritura unificada. La Gran Muralla de China también comenzó a tomar forma en esta época.

La Dinastía Han (202 a.C. - 220 d.C.) es conocida como la edad de oro de la antigua China, con avances en ciencia, tecnología, matemáticas, astronomía, literatura y política. El confucianismo también se estableció como la filosofía estatal dominante.

De la Desunión a la Dinastía Tang


Después de la caída de la Dinastía Han, China entró en un período de desunión y caos conocido como la Era de la División del Sur y del Norte (220 - 589 d.C.). Sin embargo, el budismo floreció durante este tiempo, y eventualmente se convirtió en una parte integral de la cultura china.

La Dinastía Sui (581 - 618 d.C.) logró reunificar el país brevemente y llevó a cabo una serie de reformas importantes. A esto le siguió la Dinastía Tang (618 - 907 d.C.), durante la cual China experimentó un florecimiento en la literatura, las artes y la cultura, a la vez que extendía su influencia a otros países asiáticos.

De la Dinastía Song a la Ming


La Dinastía Song (960 - 1279 d.C.) presenció una revolución económica y tecnológica. Durante este tiempo, China fue líder mundial en ciencia y tecnología, con inventos como la brújula, la imprenta y la pólvora.

La Dinastía Yuan (1271 - 1368 d.C.), establecida por los mongoles, conectó a China con el resto del mundo a través de la Ruta de la Seda. Marco Polo es quizás el visitante más famoso de esta época.

La Dinastía Ming (1368 - 1644 d.C.) es conocida por la construcción de la Ciudad Prohibida y la navegación marítima de Zheng He. Durante este tiempo, China se convirtió en una potencia naval y realizó expediciones a través del Océano Índico.

Desde la Dinastía Qing hasta la República Popular


La última dinastía imperial, la Dinastía Qing (1644 - 1911 d.C.), vio tanto la expansión como la declinación de China. La Primera Guerra del Opio (1839 - 1842) marcó el comienzo de los "Cien Años de Humillación" de China a manos de las potencias coloniales.

La caída de la dinastía Qing en 1911 llevó a la formación de la República de China. Sin embargo, esta era fue seguida por un período de guerra civil y ocupación japonesa. La victoria del Partido Comunista en 1949 marcó el inicio de la República Popular de China, que sigue existiendo hasta hoy.

Desde la reforma económica iniciada en 1978 por Deng Xiaoping, China se ha convertido en una de las economías más grandes y de más rápido crecimiento del mundo, a pesar de los desafíos en áreas como los derechos humanos y la democracia.

La historia de China es una mezcla fascinante de innovación y conflicto, de avance y adversidad. Desde las antiguas dinastías hasta la era moderna, esta historia ha formado la identidad de una nación que es tanto antigua como emergente, tanto tradicional como en constante evolución.

A medida que China avanza en el siglo XXI, es cada vez más evidente que su historia continuará jugando un papel fundamental en la conformación de su futuro.

5/5 - (1 voto)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información click aquí